Paisà (1946)

Roberto Rossellini: Camarada (Paisà, 1946) Italia. Realismo social para denunciar los horrores de la guerra. Escrita por Sergio Amidei, Federico Fellini y Roberto Rossellini. Interpretada por Carmela Sazio, Robert Van Loon, Alfonsino Pasca y Dots Johnson. 125 minutos. 

paisa_1

Tras la aparición de Roma città aperta (1945), la Trilogía de la Guerra de Roberto Rosselini encontraba su segundo capítulo en Paisà. El cineasta, deudor del tiempo que le tocó vivir, decide retratar una realidad cruda y amarga, aquella que acompaña a los flagelos de la guerra. Vuelve al dramatismo más humano. No hay ningún tipo de adorno. Todo es desgarrador. El paisaje lo marcan ciudades destruidas por el combate, colecciones de ruinas, calles bombardeadas, personas desamparadas que han perdido a algún ser querido o gente que simplemente no tiene qué llevarse a la boca. La historia se vertebra en torno a seis episodios enclavados geográficamente desde el sur al norte de Italia, recorriendo de esta manera el avance de las tropas aliadas desde el verano de 1943 hasta el invierno de 1944, pocos meses antes de la liberación. 

El primer episodio, situado en el sur de Sicilia, está narrado de una forma magistral. Es un verso libre sobre el sufrimiento. Una chica intenta salvar la vida de un soldado norteamericano, pero los alemanes la ajustician sin piedad. A ojos de los aliados, ella ha sido la culpable de la muerte de su compañero. A ojos nuestros, la rabia queda desatada. Una imagen durísima, deprimente y nada esperanzadora. Es el primer golpe seco del cineasta, al que le sigue la mirada de un soldado norteamericano aterrado por la miseria que observa ante sí en la ciudad de Napoli: niños huérfanos, famélicos y con un triste porvenir ante sí. Le regala las botas en silencio mientras corre sin mirar atrás. El culmen narrativo lo encontramos en el tercer capítulo, una desoladora historia romántica ambientada en la ciudad de Roma. Donde todo era ilusión al comienzo, incluyendo el idilio entre Francesca y el yanqui, termina, seis meses después, en una cama con un borracho y una prostituta. Esta, espera bajo la lluvia presa del olvido. Desoladora.

El cuarto relato es otra historia de amor, la de un hombre por su familia y la de una enfermera por un antiguo amante, que, en bando partisano, no son capaces de cruzar el Arno en la ciudad de Firenze. La galería de los Uffizi les abrirá las puertas… del horror. Fotografía esplendorosa de Otello Martelli para este episodio. El quinto episodio es el más singular, ambientado en la Emilia-Romagna, donde el cineasta reflexiona sobre el poder de la fe, aun en tiempos de guerra. Por último, en el delta del Po cierra su manifiesto Rossellini: los partisanos y norteamericanos combaten frente a los alemanes. Sobran las palabras, la imagen vence a cualquiera. Escalofríos provoca ver esos cuerpos que flotan sobre la corriente, o el niño que llora en soledad y rodeado por los cadáveres de sus allegados. Recuerdos de la guerra.

La naturalidad de la pena, de la tristeza, de la miseria vuelve a mostrarse entre los fotogramas de este film. El cineasta vuelve a recurrir a actores no profesionales mientras se sirve de los escenarios (reales) que ofrece el paisaje italiano para atestiguar de forma tan personal la aflicción de la guerra. Deja un punto de mala sangre y de frustración en base a un guion escrito en compañía de Sergio Amidei y Federico Fellini. Al final, llega la ansiada liberación. En el camino, sin embargo, el autor ha destripado la degradación y el horror que atesora la condición bélica, sea cual sea tu bando.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s