Men With Guns (1997)

John Sayles: Hombres armados (Men With Guns, 1997) Estados Unidos. Cine político para denunciar el genocidio del pueblo indígena. Escrita por John Sayles. Interpretada por Federico Luppi, Damián Delgado y Dan Rivera González. 128 minutos. 

Federico Luppi, liberal convencido, sabe que está en la parte final del camino. Es un médico a punto de jubilarse y quiere comprobar lo que ha dejado tras de sí, su legado. Recuerda a aquellos jóvenes a los que formó, también médicos, para que se adentraran en la selva latinoamericana con tal de modernizar a los indígenas a través de la medicina. Un manto de progreso para el “salvaje”. Así que emprende el viaje. Comienza de esta forma el sencillo y emotivo relato de John Sayles: palpamos la realidad que acompaña a una de las tantas atrocidades silenciadas. Puede ser Colombia, Bolivia, Perú o quién sabe cuál. Es el genocidio del indígena. Diferencias entre guerrillas y ejército, producto de una suerte de caos sociopolítico, que se cobran víctimas de todo tipo, la mayor parte de ellas inocentes. Eso, en realidad, es el núcleo de este film… ponerle voz al silencio. Lo hizo didácticamente También la lluvia (Icíar Bollaín, 2010) y de forma espléndida La teta asustada (Claudia Llosa, 2009). Contar la otra historia, tomar conciencia de la situación. Conocemos a un muchacho abandonado, a una joven atormentada por la violencia, a un buen hombre que cayó en los flagelos del infierno y a un hombre de fe que ya la ha perdido. Son náufragos a los que Luppi rescata por el camino mientras sus ojos se muestran despavoridos. No da crédito de lo que ve, pero está ahí. Es la inmediatez del horror. El cineasta lo muestra todo sin tomar partido, simplemente constatando aquello que observa. Todo es desesperanzador… hasta el final, cuando Sayles, enclavado en el corazón de la selva, firma con un punto utópico el epílogo de este viaje. Se respira tranquilidad. 

Anuncios

Lugares comunes (2002)

  • lugares-comunesArgentina
  • Drama
  • Dirigida por Adolfo Aristarain
  • Escrita por Adolfo Aristarain y Kathy Saavedra (Novela: Lorenzo F. Aristarain)
  • Interpretada por Federico Luppi, Mercedes Sampietro y Arturo Puig
  • 112 minutos

“Ningún chico será mejor por saber de memoria el año en que nació Cervantes. Póngase como meta enseñarles a pensar, a que duden, que se hagan preguntas.”

El talento de Adolfo Aristarain no admite discusión. Es una lástima que artistas como él no terminen de encontrar su espacio para crear, para filmar de nuevo. Más todavía cuando analizas la cantidad de basura comercial que se estrena semanalmente a nivel internacional. Aquí, con sus Lugares comunes, manufactura una película preciosa, irregular en cierta medida, pero repleta de verdad y corazón. 

El guion levanta una catedral de emoción y sentimiento que encuentra, en su imperfección, parte de sus virtudes. La denuncia política es explícita, y está presente a lo largo de todo el film. Especialmente, gracias a la labor de Federico Luppi, quien está soberbio exteriorizando sus pensamientos y reflexiones, su modo de ver el mundo, en definitiva. La crítica al capitalismo más feroz, ese que desangró a un país como Argentina a comienzos de siglo, ese que carcome los cimientos españoles del bienestar, no ocupa, en cualquier caso, la atención central del film. Emerge así el imperecedero romance entre Mercedes Sampietro y Luppi, de ritmo clásico y embriagador. Así, el afecto y el sentimiento de los protagonistas se entrelazan con la lucidez de la que habla Aristarain para hilvanar esta épica historia vitalista.