Peggy Sue Got Married (1986)

Francis Ford Coppola: Peggy Sue se casó (Peggy Sue Got Married, 1986). Estados Unidos. Aventura fantástica sobre el paso del tiempo. Escrita por Jerry Leichtling y Arlene Sarner. Interpretada por Kathleen Turner, Nicolas Cage, Barry Miller, Helen Hunt y Jim Carrey. 103 minutos. 

Casualidad o no, esta película aparecía justo un año después de uno de los títulos más memorables de los años ochenta, Back to the future. Se sumergía, con Kathleen Turner a los mandos, en otro viaje temporal hacia el pasado. O lo que es lo mismo, hacia la nostalgia. Tenía el problema, aún hoy, de la fatal comparación, si bien se trata de películas totalmente distintas. ¿En qué se había equivocado Peggy Sue? Su vida, rondando la cuarentena, se había derrumbado y ahora Coppola le daba otra oportunidad: cámbialo todo; vuelve a empezar. Olvídate de Nicolas Cage, nunca te ha querido bien. Lánzate a los brazos de aquel poeta comunista que siempre te gustó. Pon en orden tus amistades, tu familia y tus prioridades. Es decir, envía la álgebra a hacer puñetas, préstale más atención a tu hermana, visita de tanto en tanto a tus abuelos y no hagas caso a las caras raras de Jim Carrey (ciertas cosas nunca cambian). Parece un cuento sobre el paso del tiempo… porque lo es. No llega al nivel de Linklater, pero todo queda muy bien: el acertado soundtrack, la espléndida fotografía de Jordan Cronenweth y la recreación de esa América de los años sesenta. Su ex, al final, no le parece tan payaso. Y claro, echa de menos a su hija, una jovencísima Helen Hunt. Cosas de la vida.    

Anuncios

As good as it gets (1997)

  • zsdsEstados Unidos
  • Comedia
  • Dirigida por James L. Brooks
  • Escrita por Mark Andrus y James L. Brooks (Historia: Mark Andrus)
  • Interpretada por Jack Nicholson, Helen Hunt, Cuba Gooding Jr. y Greg Kinnear
  • 138 minutos

Cuando uno observa por primera vez la obra “Nighthawks” del maestro Edward Hopper, queda cautivo. Es difícil que no se le quede guardada en la retina para el resto de sus días. Es un momento único, especial. Descubrir el arte. Por eso, cuando te da por ver ‘Mejor… imposible’ (1997), no tardas en cerciorarte de la sintonía que existe entre los personajes de la pintura y los de esta película. 

Son tres los pilares sobre los que se asienta la historia de James L. Brooks. Tres personajes magníficos. Los nombres de quienes los interpretan son, cuidado, esplendorosos: Jack Nicholson, Helen Hunt y Greg Kinnear. Palabras mayores. El auténtico coloso porta el nombra de Melvin, escritor de éxito reconocido. Un tipo, en cambio, triste y solitario. Rozando la misantropía, su enfermedad mental tan sólo le permite ser feliz satisfaciendo muchas de sus manías compulsivas, gozando, entre otras cosas, frente a la desgracia ajena. 

Una madre coraje, camarera de profesión. Y un artista que pronto verá su vida sucumbir son los otros dos que completan el cartel. Todos quedan relacionados por las singularidades del personaje de Nicholson. Déjense llevar, en definitiva, por esta excéntrica y redentora comedia. Imposible no sucumbir ante los encantos de Helen Hunt y Jack Nicholson. Magnífica. Graciosa. Vitalista.