The front page (1974)

  • front_page_ver3_xlgEstados Unidos
  • Periodismo
  • Dirigida por Billy Wilder
  • Escrita por I.A.L. Diamond y Billy Wilder (Obra: Ben Hecht y Charles MacArthur)
  • Interpretada por Jack Lemmon, Walter Mathau y Susan Sarandon
  • 104 minutos

Te diviertes con Primera plana. El tema del periodismo, una vez más, vuelve a estar bajo el punto de mira de Billy Wilder. Después de la turbiedad que atesoraba El gran carnaval (1951), el cineasta decidía ahora darle un matiz nuevo a una misma cuestión: la sátira. Así, la ejecución de un comunista en una cárcel de Chicago le servirá a Wilder para abrir fuego contra bastantes de las inercias que movían a la sociedad estadounidense propia de los años veinte, en la víspera inmediata del Crack del 29.

El periodismo casposo es la gran muralla del film. Tras ella, sin embargo, aparecen pinceladas de genialidad: la paranoia anticomunista (referencia especial el alguacil), los chanchullos políticos (fabuloso el papel del Alcalde), el rancio paternalismo (la relación periodistas-prostituta)… sin olvidar el punto romántico, totalmente tragicómico, que aporta una cautivadora Susan Sarandon. Buenos diálogos y más de una y de dos escenas de alto nivel. Con todo, la afilada crítica y la mordacidad que contienen los fotogramas de este film tampoco rayan la maestría. Es una buena comedia, eso sí, que acribilla, con logradas dosis de humor, el tambaleante mundo del periodismo norteamericano. Sirve, además, para que luzcan, como siempre, Jack Lemmon y un formidable Walter Mathau. Pues eso, divertida.

Anuncios

Some like it hot (1959)

  • some_like_it_hot_1959Estados Unidos
  • Comedia
  • Dirigida por Billy Wilder
  • Escrita por I.A.L. Diamond y Billy Wilder (Idea original: Robert Thoeren y Michael Logan)
  • Interpretada por Tony Curtis, Jack Lemmon y Marilyn Monroe
  • 120 minutos

“-If my mother could only see me now.
-I hope my mother never finds out.”

Me he reído mucho gracias a Con faldas y a lo loco. El film es eso, una comedia con gracia y muy bien ingeniada. No es fácil encontrar algo así. Algo que, en principio, parece tan sencillo de hacer. O, al menos, Billy Wilder lo transmite de esa manera. Su fabuloso guion, escrito en compañía de I.A.L. Diamond, levanta una alocada aventura en la que dos errantes músicos -un contrabajo y un saxofonista- tratan de sobrevivir en el Chicago de la Ley Seca, en pleno 1929.

Solo por contar con una Marilyn Monroe fabulosa, la película ya merecería la pena. Los encantos de su Sugar Kane vuelven locos tanto a Tony Curtis como a Jack Lemmon. Ambos están grandiosos en este ácido retrato del hombre que, de pronto, se transforma en mujer. Encaran el día a día con tacones… y ¡falda! Qué buenos son los comentarios de los protagonistas (Fresh!), mientras que el simple hecho de ver sus andares ya es motivo de risa. El viaje con la orquesta y la escapatoria de los peligros gansteriles son el pretexto ideal para que Wilder se luzca a través de un simpático y agradable relato. Hay escenas inolvidables, como la de la fiesta en la litera de Jack Lemmon (I am a boy). Además, desde la llegada a la soleada Florida, con el “multimillonario” Tony Curtis (menudo bribón), la “cortejada” -bailes incluidos- Jack Lemmon y la “astucia” femenina de Marilyn en pleno desate, la película ya no tiene punto de retorno en cuanto a desenfreno y diversión.

Así hasta llegar a un final, quizás uno de los más recordados en la historia del cine, donde todo se cierra con un espléndido diálogo en el que el I’m a man! de Lemmon encuentra su réplica ideal: Well, nobody’s perfect. Una comedia brillante.