Zero Dark Thirty (2012)

Kathryn Bigelow: La noche más oscura (Zero Dark Thirty, 2012) Estados Unidos. Cine político sobre las consecuencias de la guerra de Irak. Escrita por Mark Boal. Interpretada por Jessica Chastain, Joel Edgerton y Kyle Chandler. 157 minutos.

Después del estreno de En tierra hostil (The hurt locker, 2008), la película que aquí nos ocupa supone la segunda colaboración entre Kathryn Bigelow, no requiere de presentación, y Mark Boal, reputado guionista especializado en temas de (bélica) política exterior estadounidense. Aquí, en concreto, había un filón de historia: la caída de Bin Laden, primus inter pares dentro de la organización terrorista Al Qaeda y máximo responsable del atentado del 11-S al World Trade Center. Una oportunidad para mostrarle al mundo cómo trabaja la CIA y, por ende, los Estados Unidos en esta batalla contra el terrorismo global (de corte yihadista). 

La película, al igual que me sucediera con su anterior trabajo, me deja un punto de frialdad en el cuerpo durante una larga parte de su metraje. No siempre consigue inquietar ni tensar al espectador como debería. Es cierto, no obstante, que impresionar ver las tinieblas que acompañan a los métodos de la CIA, iconizados éstos en la figura de Jessica Chastain, colosal aquí al mutar gradualmente de personalidad a medida que el horror se va apoderando de ella.  

Torturas inhumanas en campos inexistentes para los satélites del Earth. Nombres que brotan entre métodos ajenos a la legalidad. Trabajo, mucho trabajo de investigación como trasfondo. Riesgo, vivir al límite. Personas pulcras y trajeadas que respiran por y para cumplir con los mandatos de La Casa Blanca. Todo se resume en un final asfixiante (y terrorífico) en el que la ansiada presa es cazada. En fin, el interrogante que se abre al concluir la película no tiene fácil respuesta: ¿Quiénes se supone que eran los “buenos”? 

Anuncios

Lawless (2012)

John Hillcoat: Sin ley (Lawless, 2012) Estados Unidos. Cine de gángsters. Escrita por Nick Cave. Novela Matt Bondurant. Interpretada por Jessica Chastain, Shia LaBeouf, Tom Hardy, Jason Clark, Mia Wasikowski, Guy Pearce y Gary Oldman. 115 minutos. 

Forrest, Howard y Jack componen el núcleo duro de la familia Bondurant. Sobre ellos pesa una larga leyenda de inmortalidad, dureza y violencia que pronto deberá enfrentarse con la despótica figura de Charlie Rakes, el ayudante del fiscal. Olvidé mencionar que estamos en los tiempos de la Ley Seca, donde la corrupción, el contrabando y la sangre a borbotones se conjugaban para poder llenar de alcohol las copas vacías.

También olvidé decir que esto no es Chicago, ni siquiera Nueva York. Aquí estamos en Franklin County, un pequeño pueblo de tradiciones y lealtades cocidas a fuego lento. Es uno de esos lugares donde la llegada de un forastero no suele estar bien acogida, y menos si éste tan solo tiene la intención de monopolizar el ilegal negocio del whiskey casero.

Una encomiable labor la aquí realizada por John Hillcoat. No busquen la continuación de ‘Boardwalk empire’ en los fotogramas de esta película, porque no la encontrarán. Sí se toparán, en cambio, con una historia en la que el honor recorrerá los caminos que sean necesarios para ahuyentar a la servidumbre. En fin, buenos personajes, grandes interpretaciones (tenemos, por ejemplo, a Jessica Chastain en el cartel) y una notable historia con tal de amenizarnos la velada.