Chinatown (1974)

Roman Polanski: Chinatown (1974) Estados Unidos. Obra maestra del cine negro. Escrita por Robert Towne. Interpretada por Jack Nicholson, Faye Dunaway, John Huston y Diane Ladd. Fotografía de John A. Alonzo. 131 minutos. 

¿Homenaje al cine negro? Chinatown es un referente del cine negro. Filmado veinte años después de su edad de oro, sí; cuando Hollywood ya lo había olvidado, sí. Aparece entonces Roman Polanski para dar forma a un guion, el de Robert Towne, tan sencillo como detallista, que sienta cátedra en la materia. Mientras suena la música de Jerry Goldsmith, un nombre luce en especial: Jake Gittes, detective privado. En su despacho le muestra a un cliente, absolutamente desesperado, las fotos de una infidelidad. Es la especialidad de la casa. Y pronto llega otro encargo de tema similar. Jack Nicholson lo acepta y sonríe. No sabe dónde se ha metido. Quizás sea peor que aquella vez, peor que aquel recuerdo del que no quiere hablar, peor que aquellos días en Chinatown. Pero él todavía no lo sabe. Es el año 1937 y hace un calor infernal en Los Ángeles. Así lo transmite la fotografía de John A. Alonzo: la sequedad y el tono terroso se imponen. Y aparece Faye Dunaway para cambiarlo todo: de la infidelidad se pasa a la guerra del agua. El realismo de Polanski entrelaza la violencia, la fatiga y la desesperación. Todo se complica cada vez más. Hollis Mulwray, personaje capital, lucha para que el agua sea de todos; mientras, el malo malísimo, John Huston (Noah Cross), la quiere entera para sí… construir el futuro. Eufemismo, esto último, de codicia. La corrupción se apodera de la ciudad angelina. Chinatown, otra vez, ejerce como metáfora de todo ello. Falta el brutal enigma que acompaña a Diane Ladd. Y un final que encuentra su espejo en unas pocas palabras: Forget it, Jake. It’s Chinatown..   

Anuncios

The African queen (1951)

  • the-african-queenEstados Unidos
  • Aventuras
  • Dirigida por John Huston
  • Escrita por James Agee (Novela: C.S. Forester)
  • Interpretada por Humphrey Bogart, Katharine Hepburn y Robert Morley
  • 106 minutos

Enclavada en su contexto, The African queen es una cinta muy meritoria. Principalmente considerando el despliegue visual ejercido por John Huston, cautivador para aquella época. Filmar en color una película de 1951 ya era todo un logro, pero el espectáculo se incrementaba más todavía al disfrutar con la cantidad de vibrantes escenas que ofrecía el hecho de serpentear, rodeados de los mil y un peligros, por un río como el Ulanga.

Los protagonistas de esta frenética aventura son Humphrey Bogart y Katharine Hepburn. Él es un bribón perdido entre la geografía africana. Ella una recta religiosa que lamenta la pérdida de su hermano. Una mala jugada del destino les ha hecho vivir la I Guerra Mundial lejos de casa, ni más ni menos que en el África oriental, rodeados de alemanes que recelan de sus nacionalidades canadiense y británica. Así, en medio de una huida, terminarán por compartir espacio y tiempo a bordo de la Reina de África, una cochambrosa embarcación que se convertirá en la clave de bóveda de este film.

Bogart está deslumbrante. De cerca le sigue Hepburn. Es imposible aburrirse viendo este relato. El director da forma a una película que encaja a las mil maravillas dentro de los cánones que marca el género de aventuras. Tiene un punto de postal africana que quizás le puede sobrar. Y sí, por supuesto que nuestros protagonistas, a pesar de estar en las antípodas, se enamoran perdidamente. La suma de todo, al fin, da como resultado un relato hecho por y para el espectáculo que, en consecuencia, se ve con gusto.   

The asphalt jungle (1950)

  • the-asphalt-jungle-from-warner-brosEstados Unidos
  • Cine negro
  • Dirigida por John Huston
  • Escrita por Ben Maddow y John Huston (Novela: W.R. Burnett)
  • Interpretada por Sterling Hayden, Jean Hagen, Sam Jaffe, Louis Calhern, James Whitmore, Marc Lawrence y Marilyn Monroe
  • 112 minutos 

“One way or another, we all work for our vice.

Un golpe maestro tiene ingeniado Sam Jaffe. Acaba de salir de la cárcel, pero lo lleva en la sangre: necesita la acción que proporciona el atraco. Busca refugio en uno de los vecindarios más peligrosos de la ciudad. Un lugar donde el indice de criminalidad, alentado en parte por las corruptelas policiales, no cesa en su aumento. Tan solo necesita dos cosas: dinero y gente. Louis Calhern, en teoría, proporcionará la inversión. Está, no obstante, en quiebra, fagocitado por los caprichos de una sensacional Marilyn Monroe y, en el fondo, busca la oportunidad de salvar su economía. Es Marc Lawrence, el prestamista del barrio, quien dará forma al golpe. Los sudores de este son, matices del guion, uno de los grandes activos del relato. Igual que la espalda torcida de James Whitmore, fabuloso secundario y extraordinario aquí en el papel de guardián del barrio.

La estrella del film, sin ningún tipo de dudas, es Sterling Hayden. De trato seco, atracador de poca monta, rudo en sus formas y con la convicción de que, algún día, volverá a su Kentucky original, a su pueblo de siempre, a criar esos caballos que tanto le fascinan rodeado de naturaleza. Mientras tanto, mientras respira en esta jungla de asfalto que es la ciudad, le hace compañía a la melancólica Jean Hagen. Entre ambos ponen el toque romántico, indispensable, de este relato.

Esta es una cinta con unos personajes perfectamente pulidos. Todos se tornan indispensables, igual que la ambientación dada -los peligros urbanos y el cerco policial- a la acción principal. El gran valedor de todo ello no es otro que John Huston, impecable en la narración (tanto escrita como visual) de esta amarga historia de perdedores. Todo un clásico al que no le sobra ni le falta una escena.