The dark knight rises (2012)

  • zzzaEstados Unidos
  • Superhéroes
  • Dirigida por Christopher Nolan
  • Escrita por Christopher Nolan y Jonathan Nolan (Historia: Christopher Nolan y David S. Goyer. Personajes: Bob Kane)
  • Interpretada por Christian Bale, Anne Hathaway, Tom Hardy, Michael Caine, Joseph Gordon-Levitt, Marion Cotillard, Gary Oldman y Morgan Freeman
  • 164 minutos

Batman había desaparecido del mapa. La ciudad de Gotham parecía volver a respirar bajo el amparo brindado por la Ley Dent y el rigor cívico del Comisario Gordon, así que las heroicidades del hombre murciélago ya no eran precisas. Pero todo no podía ser tan bonito, pues pronto tendremos al malvado de turno, Bane, haciendo de las suyas, sembrando el terror y el caos por las pulcras aceras de esta gran y ficticia urbe. En fin, que el bueno (y lisiado) de Bruce Wayne deberá ponerse en forma y enfundarse el traje… de nuevo.

Dentro de la trilogía elaborada por Christopher Nolan, ‘The dark knight rises’ aparece como la más floja de las tres entregas que componen la saga. En cualquier caso, tampoco caigamos en dramatismos, pues hablamos de una buena película. Ofrece un espectáculo poderoso, sustentado en la tensión narrativa que el cineasta siempre ha sabido impregnar a sus relatos. El problema aquí no es otro que las limitaciones de la historia, la cual parece dar la sensación de que ejerce de puente hacia un cuarto volumen más que otra cosa.

La felina Catwoman, el germen de Robin y la alargada sombra de Ra Al Ghul son los tres aditivos que buscan darle el valor añadido a las andanzas de “El caballero oscuro”. En fin, una factura técnica de diez, un reparto estelar liderado por el colosal Christian Bale y un cineasta con pedigrí a cargo de todo ello. Es lo que hay, lástima que el relato carezca, en esta ocasión, de la profundidad que antaño sí tenía. Con todo, una historia tan trepidante como frenética.

Anuncios

De rouille et d’os (2012)

Jacques Audiard: De óxido y hueso (De rouille et d’os, 2012) Francia. Drama romántico. Escrita por Thomas Bidegain y Jacques Audiard. Novela de Craig Davidson. Interpretada por Marion Cotillard y Matthias Schoenaerts. 120 minutos.

Ninguno de los dos tenía en orden su vida y así, totalmente perdidos, se encontraron. Ellos son Ali y Stéphanie, golpeados por el destino y a la espera de nuevos infortunios. No hay felicidad ni calidez en el universo ideado por esta historia.

Tras esa apariencia gélida y melancólica, De óxido y hueso esconde un relato de amor, nada almibarado ni edulcorado, entre dos náufragos a los que el destino, una taciturna noche, decidió unir. El cineasta, Jacques Audiard, combina con maestría el drama social del padre con la tragedia personal de la errante muchacha amputada, surgiendo de la mezcla de ambas pesadillas un romance tan cruel, tan triste, tan peculiar, que termina por conmovernos casi por sorpresa, sin darnos cuenta de ello.

La eterna y penitente lucha por sobrevivir siempre se hace más llevadera cuando uno encuentra en su camino a ese compañero llamado amor. Eso es lo que parecer querer contarnos Jacques Audiard, alcanzando veracidad y realismo su relato gracias a las brillantes interpretaciones de Marion Cotillard y Matthias Schoenaerts. Notable.

Les petits mouchoirs (2010)

Guillaume Canet: Pequeñas mentiras sin importancia (Les petits mouchoirs, 2010) Francia. Comedia dramática. Escrita por Guillaume Canet. Interpretada por François Cluzet, Marion Cotillard y Jean Dujardin. 154 minutos.

Cátedra de sentimiento. Una comedia dramática en la que nada hay de impostura. Todo es tan mundano, tan veraz, tan próximo que Guillaume Canet, el cineasta francés más prometedor de los últimos años, consigue tejer así una verdadera obra maestra, sirviéndose únicamente de las desventuras, penas y alegrías de unos personajes pulidos e interpretados en estado de gracia.

Una película preciosa de ver. Consigue impregnarnos desde el primer momento un sentimentalismo tan natural que a uno, al fin y después de tantas sonrisas y lágrimas, no le queda otra que guiñarle un ojo al caprichoso destino y vivir, pues como bien nos ha retratado Guillaume Canet en sus petits mouchoirs: así es la vida.