Seppuku (Harakiri) (1962)

  • Harakiri_movie_posterJapón
  • Drama (Samurais y feudalismo)
  • Dirigida por Masaki Kobayashi
  • Escrita por Shinobu Hashimoto (Historia: Yasuhiko Takiguchi)
  • Interpretada por Tatsuya Nakadai, Akira Ishihama y Shima Iwashita
  • 133 minutos

La paz ha llegado al Japón del siglo XVII. Tiempos difíciles para la espada y, entre tanto, para el samurai. Así llega el empobrecido y sucio Hanshiro Tsugumo a las puertas del Clan Geishu, solicitando escapar de su mísera vida de una forma honrosa: el harakiri. Una noble manera, recogida en el código samurai, de partir hacia el otro mundo. Sin embargo, una vez allí, el regente del Clan se dispone a contarle una historia, la historia de otro samurai, Motome Chijiiwa, que llegó con las mismas pretensiones que él tiempo atrás. Hanshiro escucha, presta atención y no cede en su voluntad. Está decidido a morir, pero antes tiene algo que contar.  

Demoledora. Narrada desde la perfección, Harakiri es una historia que atesora sentimiento de gran pureza. La interpretación de Tatsuya Nakadai es descomunal. Apenas cuatro pinceladas le bastan a Shinobu Hashimoto, guionista del film, para esbozar un paisaje tan decadente como este. Asesta una puñalada al código de honor samurai. O mejor dicho, al deshonor del mismo. Donde había respeto, ahora existe humillación. Donde se empleaban espadas, ahora aparece el arma de fuego. En el trasfondo de todo ello, aparece una velada crítica al sistema político japonés de la época. El Clan Geishu, Tatsuya Nakadai y Akira Ishihama son los peones empleados. También lo son una promesa a un viejo amigo, una joven enferma y un bebé moribundo. Y todo ello al abrigo de la preciosa fotografía de Yoshio Miyajima

De claro ritmo in crescendo, Masaki Kobayashi da forma a una película completa. Ni siquiera es venganza lo que se expone. Es un manifiesto cargado de justicia y honor, decorado por la melancolía y el pesar, que simplemente busca dignificar el pasado de un buen hombre al tiempo que denuncia la sinrazón de la tradición -medieval- japonesa.     

Anuncios