En chance til (2014)

Susanne Bier: Una segunda oportunidad (En chance til, 2014) Dinamarca. Thriller que alterna el policíaco con el drama social. Escrita por Anders Thomas Jensen. Fotografía de Johan Söderqvist. Interpretada por Nikola Lie Kaas, May Andersen, Maria Bonnevie, Ulrich Thomsen y Nikolaj Coster-Waldau. 105 minutos. 

A-Second-Chance-600x301

Cómo afecta la llegada de un bebé a los, teóricamente, enamorados. Una historia descarnada sobre la maternidad y la paternidad. Así, Susanne Bier contrapone dos clases sociales distintas en la Dinamarca actual: la mugre que acompaña a Nikola Lie Kaas y May Andersen frente a la pareja de postal que conforman Maria Bonnevie y Nikolaj Coster-Waldau. Es el juego de apariencias -con moraleja final- que plantea la cineasta. Lo hace mediante una puesta en escena fabulosa. Gran trabajo, en este sentido, de Johan Söderqvist en la fotografía. Le falla, en contraposición, un guion con demasiadas flaquezas. El punto policíaco prácticamente no aporta nada. Imposible dejar más descolgado a Ulrich Thomsen. Las miserias del culebrón venezolano, por suerte, las salva Anders Thomas Jensen con un giro final que ajusticia sin piedad, en especial al engreído protagonista. El epílogo lo pone en su sitio: ¿quién te hizo creer que tú eras mejor?

Anuncios

Elsker dig for evigt (2002)

  • zzaDinamarca
  • Drama romántico
  • Dirigida por Susanne Bier
  • Escrita por Anders Thomas Jensen
  • Interpretada por Mads Mikkelsen y Sonja Ritcher
  • 113 minutos

Susanne Bier acostumbra a realizar buen cine. Siempre ha sido así. Además, el tándem que conforma con Anders Thomas Jensen, su fiel guionista, ha dejado ya una interesante retahíla de títulos que va desde Hermanos (2004) hasta la oscarizada En un mundo mejor(2010) pasando por Después de la boda (2006). No es poca cosa. Como tampoco lo es Te quiero para siempre(2002), la película que aquí nos ocupa y, quizás, el secreto mejor guardado en la filmografía de la cineasta danesa.

Un fatal accidente de tráfico cambiará las vidas de los protagonistas de esta historia. El amor como telón de fondo. La pasión, los caprichos del corazón y la fidelidad, en escena. Emotiva historia, colosales personajes, perfecta narración. A todo esto, una Sonja Richter cautivadora. Nada es infinito, viene a decirnos Bier. Y lo hace de un modo agridulce.